Obsolescencia programada

15 de octubre de 2019

Es un lugar común escuchar que en el pasado las cosas se fabricaban para durar toda la vida, mientras que actualmente la mayoría de las cosas que compramos son desechables. ¿Es planificada esta reducción en la durabilidad?

Obsolete-electronics

La obsolescencia programada en resumen significa que las empresas fabrican sus productos para que duren menos de lo que debería ser su vida útil. Esto significa que deliberadamente crean productos que se dañen antes de tiempo, con la finalidad de que tengamos que estar constantemente comprando nuevos equipos.

En principio parece que esta teoría tiene sentido. Incluso existen antecedentes demostrables como el Cártel Phoebus, que fue un tratado entre las empresas fabricantes de bombillos en el cual se establecía que estos no podían tener una vida útil mayor a las 1000 horas.

Este tratado dejó de ser efectivo cuando un grupo de compañías independientes se asociaron para crear la Sociedad Cooperativa Noreuropea Luma, con el propósito de fabricar bombillos a un menor precio y con una mayor durabilidad. (Para los fanáticos de Futurama: decidieron crear sus propios bombillos, con juegos de azar y mujerzuelas).

Blackjack-and-hookers

El fracaso del Cártel Phoebus es una muestra que esta práctica no es viable, cualquier comerciante que abuse en exceso es presa fácil de otros comerciantes que decidan abusar menos con el objetivo de obtener una mayor ganancia.

¿Se pueden crear productos que duren 50 años? Claro que se puede, antes podías comprar una lavadora que duraría toda la vida por cerca de 500 dólares, pero el salario anual promedio era de unos $4000, por lo que descontando otros gastos podrías comprarla con 3 meses de trabajo.

Hoy en día se puede comprar una lavadora que dure 10 años por los mismos $500 y, en países normales, ese precio equivale a menos de una semana de trabajo. Es totalmente razonable, en 10 años puedes comprar una nueva lavadora con tecnología que la haga mucho más eficiente.

La razón de que los aparatos no tengan una vida útil tan extensa somos los mismos consumidores, que empezamos a exigir productos con un precio menor y con una durabilidad razonable.

Tengo un celular Motorola del año 2005, está en perfecto estado y sigue funcionando para hacer llamadas y mandar SMS, pero Whatsapp fue creado en el 2009, así que es imposible instalarle la aplicación.

Grandma-phone

Por esa razón compré un teléfono nuevo, compatible con las últimas aplicaciones, nadie me obligó, me podía quedar con mi ladrillo si quería.

No creo que mi viejo teléfono se haya quedado atrás por la malevolencia de las empresas que querían que yo cambiase de equipo, la tecnología avanzó y con este avance llegaron nuevos teléfonos con muchas más funcionalidades que las que tenía el mío.

Claro que los fabricantes abusan y que en ocasiones son muy ambiciosos y recurren a prácticas de ética dudosa, pero eso no quiere decir que no fabriquen productos de calidad que puedan ser utilizados por un período de tiempo razonable. Alguna razón debe de haber para que queramos seguir comprando lo que ofrecen, más allá de aquello de que nos manipulan y nos obligan.